Noticias de actualidad, economía, empresas y mucho más.

Pedro Jota Ramírez, cesado de la dirección de El Mundo: lo público y lo oculto de su despido

0

Ayer por la noche y tras las primeras informaciones, se hizo oficial: Pedro Jota era apartado de la dirección de El Mundo, periódico del que fue uno de sus fundadores. Fue Diario Liberal el primer medio en adelantar, a principios de enero, que los días del periodista riojano en el periódico propiedad del holding mediático italiano RCS Mediagroup llegaban a su fin. Ahí están las hemerotecas para demostrarlo.

Diario Liberal también adelantó -y sigue manteniendo- que existen conversaciones entre Pedro Jota Ramírez y los rectores de El Confidencial para que el periodista de Logroño entre al accionariado de esta publicación on-line, por cierto, cada vez más escorada hacia la izquierda y el separatismo.

Y más ahora que Pedro Jota recibirá una cuantiosa indemnización que oscilará en torno a los 20 millones de euros.

Si bien los medios afines como Libertad Digital han titulado que Pedro Jota Ramírez deja la dirección de la principal cabecera de Unidad Editorial, el hecho es que los italianos han decidido no aguantar ni un minuto más la debacle empresarial y económica que sufre el medio ni su absoluta pérdida de credibilidad e influencia.

El que en su momento fuera un consejero oficioso de la calle Génova, es hoy un juguete roto e ignorado por los pasillos del poder.

Incluso El País, tras ser PRISA rescatada por el fondo americano Liberty y su abandono de las posiciones de izquierda más extremista, tiene más ascendencia en Moncloa.

Cada vez eran más los que, en los cenáculos más privados del periodismo, afirmaban que el riojano había perdido el oremus al enfrentarse abiertamente al Gobierno.

Dentro de la campaña de acoso y derribo que El Mundo inauguró contra el Partido Popular, Pedro Jota Ramírez y su redacción llegaron a publicar unos SMS manipulados y supuestamente enviados entre Luis Bárcenas y Mariano Rajoy e, incluso, una incongruente nómina del ex-tesorero del PP con multitud de errores que evidenciaban su manipulación.

La última de las maniobras de Pedro Jota al frente de El Mundo ha sido apoyar a Vox, un chiringuito organizado por el político profesional Santiago Abascal -actualmente, enchufado en la Agencia Madrileña de Protección de Datos- y Alejo Vidal-Cuadras, un personaje que no dudó en afirmar que volar en clase Business era una necesidad, no un capricho y al que se le ha indicado, sin demasiada cortesía, la salida del PP tras años de deslealtades y conspiraciones de medio pelo.

Pero, lo peor de todo, no es que el periodista de Logroño haya cambiado su orientación ideológica o que, sencillamente, se haya desencantado del PP.

El hasta ayer director de El Mundo decidió, como ya informó también Diario Liberal hace meses, atacar sin descanso al Gobierno en general y al principal partido español en particular porque Mariano Rajoy se negó a dar dinero público para salvar la ruina económica que es El Mundo.

Pedro Jota decidió chantajear al Gobierno y ha perdido la partida.

Eso sí, se ha llevado de por medio a centenares de trabajadores que han perdido sus empleos y ha hundido en el fango la credibilidad de, como tantas veces repetía, nuestro periódico.

Así las cosas, El Mundo queda en manos de Casimiro García Abadillo, el segundo de a bordo de Pedro Jota y que tuvo su momento de gloria tras los atentados del 11-M.

Todo apunta a que se trata de una solución transitoria mientras los rectores de RCS Mediagroup deshojan la margarita con el sustituto de Pedro Jota.

García Abadillo tiene, sin duda, dotes en el campo de la investigación periodística pero no es el gestor económico que El Mundo precisa ni tiene la capacidad de reconducir la relación del periódico con Mariano Rajoy en particular y el Partido Popular en general.

Según afirman fuentes internas de El Mundo, Pedro Jota Ramírez continuará escribiendo artículos aunque parece difícil que alguien que ha regido los destinos de un periódico sin la menor oposición y con un ego tan superlativo como el que gasta el riojano vaya a aceptar el cargo de ser un simple columnista.

 

Pedro Jota Ramírez, cesado de la dirección de El Mundo: lo público y lo oculto de su despido
Valora el contenido

Deja un comentario